viernes, 8 de septiembre de 2017

¿Es la cinta de Broselow un buen sistema para estimar el peso en niños?

Foto es de aquí
La cinta de emergencias pediátricas Broselow es una cinta codificada a colores muy usada en todo el mundo y útil en emergencias pediátricas. Mediante esta cinta es posible, entre otras cosas, estimar el peso del niño en base a su talla para poder calcular de forma rápida las dosis de los medicamentos de administración urgente. La cinta de Broselow  ha sido especialmente útil en emergencias prehospitalarias, donde no existe posibilidad de medir el peso exacto del niño ante la inexistencia de una balanza. Pero… ¿hasta qué punto es fiable la estimación de peso realizada mediante la cinta de Broselow?

Recientemente ha sido publicado un trabajo realizado en un hospital de Suiza [1], en el que se compararon los pesos reales y estimados mediante la cinta de Broselow de 3307 niños a los que se les aplicó anestesia general. La estimación mediante la cinta de Broselow ofreció una discrepancia inferior al 10% con respecto al peso real en sólo el 54% de los niños.

En otra reciente publicación [2] se muestran los resultados de un estudio realizado en un hospital de Nueva York, donde se analizaron los datos antropométricos de 538 niños con edad igual o superior a 8 años. Al comprar el peso real con las estimaciones proporcionadas tras aplicar la escala de Broselow se detectaron discrepancias en el 42% de los niños, el 29,4% por infraestimación y el 12,6% por sobreestimación del peso.

La cinta de Broselow, al igual que otros sistemas basados en la talla del niño, ofrece estimaciones de peso ideales, que pueden ser muy aproximadas cuando la complexión física del niño corresponde a una complexión normal. Pero cuando están presentes factores que afectan a los parámetros antropométricos normales, como la obesidad o la desnutrición, los errores de estimación se acrecentan.

Además, es necesario tener en cuenta que la validación de estas herramientas de estimación debe realizarse en el medio en el que se vayan a utilizar, pues las medidas antropométricas de las personas pueden verse influenciadas por factores geográficos, sociales o culturales.

Por tanto, antes de utilizar una cinta de Broselow es necesario tener en cuenta que la estimación resultante se va a acercar más al peso ideal que al peso real del niño, y que pueden existir, en algunos casos, diferencias relevantes entre el peso real y el estimado.

Actualmente se están desarrollando otros sistemas de estimación de peso fundamentados en otros parámetros físicos que apuntan a ser más válidos que la popular cinta de Broselow.

Bibliografía


1. Both CP, Schmitz A, Buehler PK, Weiss M, Schmidt AR. How Accurate Are Pediatric Emergency Tapes? A Comparison of 4 Emergency Tapes With Different Length-Based Weight Categorization. Pediatr Emerg Care. 2017 [en prensa]

2. Waseem M, Chen J, Leber M, Giambrone AE, Gerber LM. A Reexamination of the Accuracy of the Broselow Tape as an Instrument for Weight Estimation. Pediatr Emerg Care. 2017 [en prensa]

Autor: Sendoa Ballesteros

jueves, 7 de septiembre de 2017

2017 Directrices Noruegas para el manejo prehospitalario de pacientes con trauma y sospecha de lesión espinal



Revista Escandinava de Trauma, Resucitación y Medicina de Emergencia201725 : 2 https://doi.org/10.1186/s13049-016-0345-x

Publicada: 5 de enero 2017  Lectura completa de la guía "aquí"


Durante décadas, la estrategia dominante ha sido asumir la presencia de lesión espinal inestable en todos los pacientes con un mecanismo de lesión relevante o hallazgos clínicos y luego estabilizarse usando una combinación de collarín cervical rígido, bloqueos de cabeza y tabla rígida. Este manejo tradicional cada vez está mas cuestionado y existe una preocupación por el sobre-triaje, costo y los posibles efectos nocivos derivados de la inmovilización.

Con el fin de abordar estas preocupaciones desde una perspectiva nacional, el Servicio de Competencia Nacional Noruego de Traumatología (NKT-T), en colaboración con el Centro Noruego de Conocimiento de los Servicios de Salud (NOKC) encargó a una facultad multidisciplinaria proporcionar una guía nacional diseñada para facilitar el manejo prehospitalario de víctimas traumáticas adultas con  sospecha de lesión espinal potencial.

Método

La facultad multidisciplinaria incluyó a miembros de salud noruego que representan las especialidades médicas de neurocirugía , cirugía traumatológica, atención prehospitalaria, anestesiología y EMS, todos con conocimientos especializados del manejo del trauma. Además, un metodólogo dirigió el trabajo de evidencia sistemática, incluyendo la evaluación de las pruebas y la síntesis. Se siguieron los estándares para el desarrollo de guías de práctica clínica utilizando la herramienta Evaluación de Directrices para Investigación y Evaluación (AGREE).

Las preguntas clínicas claves fueron creadas de acuerdo con el formato PICO (Población, Intervención, Comparación, Resultado) (Tabla  1 ). En marzo de 2015, se realizó una búsqueda sistemática de literatura de estudios primarios en las bases de datos Medline, Embase, The Cochrane Library y Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL). Los términos de búsqueda Medical Subject Headings (MeSH) se enumeran en el archivo adicional 1 que está disponible como material complementario. La búsqueda se limitó a estudios en humanos publicados en inglés.

Dos revisores revisaron de forma independiente los títulos y resúmenes de todos los registros identificados en las búsquedas de inclusión. Cualquier discrepancia se resolvió mediante discusión y consenso. Los registros de texto completo se evaluaron críticamente utilizando la lista de verificación PRISMA para revisiones sistemáticas, la lista de verificación de CASP para estudios observacionales y la herramienta AGREE para las directrices. La calidad de la evidencia y la fuerza de las recomendaciones se describieron utilizando la herramienta GRADE. 

La fuerza de las recomendaciones se clasificó como fuerte o condicional. Una fuerte recomendación indica que los beneficios de una intervención superan con creces los daños (o viceversa). Una recomendación condicional denota incertidumbre sobre el balance de beneficios y daños. Por último, la facultad optó por utilizar el término «buena práctica clínica» en los casos en que una recomendación se consideraba obviamente racional, pero donde la literatura era demasiado heterogénea para el metanálisis.

En total, se identificaron 63 estudios originales y 6 revisiones sistemáticas que generaron y apoyaron 10 recomendaciones. Las recomendaciones, la calidad de la evidencia así como la fuerza de la recomendación se resumen en la Tabla  2 .

Recomendaciones:

Recomendación 1: Las víctimas con lesiones espinales potenciales deben tener estabilización espinal.
Recomendación 2: se debe observar una estrategia mínima de manejo.
Recomendación 3: La estabilización espinal nunca debe retrasar o excluir la intervención de salvamento en la víctima de trauma críticamente herido (Figura 1).

Diagrama de flujo que describe la estabilización espinal pre-hospitalaria en pacientes con sospecha de lesión medular


Recomendación 4: Las víctimas de lesiones penetrantes aisladas no deben ser inmovilizadas.
Recomendación 5: Se deben implementar herramientas de triaje basadas en hallazgos clínicos.
Las herramientas que hacen hincapié en el mecanismo de lesión tienen como resultado un sobre-triage sin precisión.  Se recomienda aplicar los criterios NEXUS para el triaje en el entorno prehospitalario.
Recomendación 6: La estabilización cervical puede lograrse mediante la alineación manual, los inmovilizadores de cabeza, un collar cervical rígido o combinaciones de los mismos.
Ningún estudio de alta calidad ha identificado la verdadera eficacia del collarin rígido. La evidencia existente es difícil de comparar debido a las variaciones en la metodología y tipos de collares probados. El collarin cervical no debe ser aplicado rutinariamente.
Recomendación 7: La transferencia del suelo o entre sistemas de camillas se debe lograr utilizando una camilla de cuchara.Trabajando de acuerdo con una estrategia de manejo mínimo, los clínicos deben tener cuidado de minimizar el movimiento espinal. La técnica del long rolling es un procedimiento potencialmente peligroso, ya que puede causar dislocación de la fractura, dolor, angustia o trastorno del coágulo en pacientes con fracturas de la pelvis u otras lesiones. El log-rolling genera más movimiento que las técnicas alternativas fácilmente disponibles, tales como de elevación  o  la camilla cuchara.
Recomendación 8: Los pacientes con sospecha de lesiones medulares deben ser transportados en posición supina en un colchón de vacío sujeto con cinchas en la camilla de la ambulancia.
Recomendación 9: El tablero espinal de superficie dura sólo puede utilizarse para transportes de corta duración.
Recomendación 10: En algunas circunstancias, los pacientes deben ser invitados a la auto-extricación de los vehículos.
Si un paciente está consciente, no esta bajo la influencia de drogas, no tiene dolor de espalda ni de cuello, está alerta y no está físicamente atrapado, el paciente puede ser invitado a autoextricarse para ​​luego ser colocado en una camilla de la ambulancia y ser examinado más a fondo. 

Resumen

Esta guía basada en el consenso y la mejor evidencia disponible, no encontró ninguna razón para abandonar la directriz actual de inmovilización de la columna vertebral en pacientes con sospecha de lesión espinal. Sin embargo, recomienda la implementación de herramientas de triage pre-hospitalario, así como mantener un enfoque selectivo para el uso de los diversos dispositivos de estabilización.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Canal 7-7 PMR: una iniciativa de comunicación por radio para emergencias en montaña.


En las últimas décadas las montañas han experimentado una afluencia creciente de visitantes, llegándose incluso a convertir en un importante reclamo turístico en muchas partes del mundo. De forma paralela, el incremento de personas que acuden a la montaña como actividad lúdico-deportiva ha propiciado un aumento espectacular de la incidencia de accidentes en el medio natural en España, una consecuencia calificada por algunos expertos como verdadero “problema de salud pública”.

La atención de emergencias en la montaña supone un verdadero reto para los equipos de rescate, dadas las condiciones de difícil accesibilidad y comunicación con el accidentado derivadas de la orografía del medio. Y es por ello que, ante la posibilidad de un eventual incidente y en aras de facilitar la comunicación y solicitud de ayuda a los servicios de emergencia u otros grupos de excursionistas próximos, se está extendiendo la iniciativa #Canal77PMR (http://www.canal77pmr.com/) que anima a los practicantes de actividades en la naturaleza a portar dispositivos de comunicación por radio PMR en modo de escucha en el canal 7 subtono 7 (446.08125 MHz; Subtono 85.4 Hz).

Los dispositivos PMR446 (Personal Mobile Radio, 446 MHz) son aparatos de radio que operan en frecuencias dentro del espectro UHF y están autorizados para uso personal sin necesidad de licencia en la mayor parte de los países miembros de la Unión Europea. La potencia de estos aparatos queda limitada a 0,5 vatios, por lo que su alcance no es superior a 10 kms en condiciones ideales (sin obstáculos físicos entre emisor y receptor).

De forma complementaria a la telefonía móvil (o ante la inoperatividad circunstancial del aparato), el uso de radios PMR en el canal 7 subtono 7 facilita la coordinación entre los distintos integrantes del grupo de excursionistas y permite la comunicación con otros grupos próximos que pudiesen necesitar o facilitar ayuda, información o auxilio. Asimismo, podría ser una vía de comunicación directa con los servicios de emergencias y rescate durante su aproximación al lugar del incidente.

El bajo precio de los dispositivos PMR y la facilidad para adquirirlos en el mercado han propiciado su popularización en la población con fines lúdicos pero debe incentivarse su uso en todas las salidas a la montaña como un elemento de seguridad más, puesto que cuantos más dispositivos PMR a la escucha en el canal 7  subtono 7 existan, mayores serán las garantías para recibir asistencia con prontitud ante un problema inesperado en lugar alejado del ámbito habitual de actuación de los servicios de emergencia tradicionales.

Vídeo: http://www.canal77pmr.com/

Bibliografía

Ballesteros S. Channel 7-7 PMR: a radio communication initiative in mountain-related emergencies. Wilderness Environ Med. 2017 [en prensa].

Sobre el Autor: 
S. Ballesteros Peña. Enfermero de urgencias en H.Basurto y Doctor en Salud Pública. Profesor en la universidad de enfermería de Leioa - País Vasco.

martes, 5 de septiembre de 2017

Si sospechas de un IAM no poner oxigeno de rutina, olvídate de MONA

Imagen es de aquí

Recientemente se ha publicado un gran ECA sobre este tema. Los investigadores de DETO2X-SWEDEHEART han publicado sus hallazgos en NEJM y las conclusiones han sido claras: en pacientes con sospecha de infarto agudo de miocardio que no presentaron hipoxemia, el oxígeno suplementario no mostró efectos significativos en comparación con el aire ambiente. 




Antecedentes

Durante más de un siglo, el oxígeno suplementario se ha utilizado rutinariamente en el tratamiento de pacientes con sospecha de IAM. El objetivo de esta oxigenoterapia era aumentar el suministro de O2 al miocardio isquémico y así limitar el tamaño del infarto y sus complicaciones posteriores. La base de esta practica se limita a datos experimentales de laboratorio y pequeños estudios clínicos. Sin embargo niveles de oxígeno por encima de lo normal en la sangre pueden causar vasoconstricción coronaria contribuyendo a la lesión. Este efecto negativo apoyado por el ensayo Australian Air versus Oxígeno en el infarto de miocardio (AVOID), informó infartos de mayor tamaño en pacientes con IAM con elevación de ST que recibieron oxigeno que en aquellos que no lo recibieron. Además, un informe de Cochrane 2016 no mostró ninguna evidencia que apoye el uso rutinario de oxígeno en el tratamiento de pacientes con IAM.

Método

De los 69 hospitales en Suecia con centros de atención cardíaca aguda, 35 participaron en el ensayo. Entre el 13 de abril de 2013 y el 30 de diciembre de 2015, un total de 6629 pacientes con sospecha de infarto de miocardio se inscribieron y se incluyó en el análisis de intención de tratar.  Los pacientes con sospecha de infarto de miocardio y una saturación de oxígeno del 90% o superior fueron asignados aleatoriamente para recibir oxígeno suplementario (6 litros por minuto durante 6 a 12 horas, administrado a través de una máscara facial abierta) o aire ambiente. 



Resultados 

Un total de 6629 pacientes fueron inscritos.  3311 pacientes fueron asignados a recibir oxígeno y 3318 pacientes fueron asignados a recibir aire ambiente. La duración media de la terapia con oxígeno fue de 11,6 horas y la saturación mediana de oxígeno al final del período de tratamiento fue del 99% entre los pacientes asignados al oxígeno y del 97% entre los pacientes asignados al aire ambiente. El análisis por protocolo incluyó 3014 pacientes (91,0%) asignados al oxígeno y 3212 pacientes (96,8%) asignados al aire ambiente ( Figura 1 ). Se utilizaron agentes inotrópicos intravenosos en 46 pacientes (1,4%) asignados al oxígeno y 70 pacientes (2,1%) asignados al aire ambiente (P = 0,02).

Se obtuvieron datos de seguimiento sobre la mortalidad de todos los pacientes registrados en el Registro Nacional de la Población Sueca  (véase el Apéndice Suplementario ). Entre los pacientes asignados al azar a recibir oxígeno, el 5,0% (166 de 3311) murió en el primer año después de la asignación al azar, en comparación con el 5,1% (168 de 3318) asignados aleatoriamente al aire ambiente (hazard ratio, 0,97; CI], 0,79 a 1,21, P = 0,80).

La rehospitalización con infarto de miocardio en un año se produjo en 126 pacientes (3,8%) asignados al grupo de oxígeno y 111 pacientes (3,3%) asignados al grupo de aire ambiente (hazard ratio, 1,13; IC del 95%: 0,88 a 1,46; P = 0,33).  No se detectó diferencia significativa entre los dos grupos a los 30 días con respecto a la muerte y rehospitalización con infarto de miocardio. 
Conclusión

En este ECA multicéntrico, el tratamiento de oxígeno rutinario en pacientes con SatO2> 90% no mostró ningún beneficio sobre el aire ambiente. Por otro lado, la terapia de oxígeno de rutina no mostró ningún daño en este estudio, como lo encontraron en el ensayo AVOID . Sin embargo, la conclusión debe ser dejar de administrar rutinariamente oxígeno a pacientes con un IAM y una saturación normal de oxígeno.

Si no esta recomendada la utilización sistemática del oxígeno en pacientes con ICTUS normoxémicos y ahora tampoco a pacientes con un IAM y una SatO2> 90% ¿Podríamos extrapolar estos datos al contexto del paciente traumático? 

lunes, 4 de septiembre de 2017

¿Son peligrosas las burbujas de aire en los equipos de suero?

Foto es de aquí
Algunos acontecimientos actuales nos han hecho retomar un viejo miedo: ¿Son peligrosas las burbujas de aire en las jeringuillas o en los equipos de suero? Cualquier enfermero con cierta experiencia podrá atestiguar que resulta una preocupación en un nada despreciable número de pacientes y que son habituales las demandas por este motivo durante los ingresos hospitalarios.

Pero, ¿de qué porcentaje de mito y de realidad se compone este temor?

Una reciente revisión de la literatura publicada en la revista Journal of Critical Care ha reunido la bibliografía existente hasta la fecha sobre la embolia gaseosa vascular y, particularmente, sobre la embolia gaseosa venosa.


El organismo es capaz de disolver pequeñas cantidades de aire inyectadas lentamente en el torrente circulatorio venoso, pero cuando la cantidad de aire excede el volumen del ventrículo izquierdo (70 mL de media), podría producirse un colapso compatible con clínica asociada y, en ocasiones, con la muerte. Aunque las publicaciones sobre las embolias gaseosas relacionadas con la administración de aire en el torrente circulatorio venoso son escasas, a partir de algunos casos clínicos y ensayos en animales es posible estimar que para provocar una reacción letal en un humano debería administrarse un volumen de aire de 3-5 mL/Kg en niños y en adultos  un volumen de 100-300mL administrado a una velocidad de 100 mL/segundo o una dosis total de 500mL a una menor velocidad de perfusión.

Sin embargo, estas cifras pueden depender en función del estado previo del paciente o del vaso sanguíneo afectado. Por ejemplo, pequeñas cantidades de aire inyectadas en el torrente circulatorio arterial o la presencia de pequeños volúmenes de aire en el plexo vascular coronario o cerebral podrían tener consecuencias fatales, aunque estas circunstancias no pueden darse cuando la administración del suero (y el aire) se realiza a través de una vía venosa periférica, como habitualmente sucede en los servicios de urgencias y emergencias.

Bibliografía
1. Brull SJ, Prielipp RC. Vascular air embolism: A silent hazard to patient safety. J Crit Care. 2017;42:255-263.

Autor: Sendoa Ballesteros

domingo, 3 de septiembre de 2017

Nuevos retos en la atención sanitaria prehospitalaria

Me parece interesante la reciente entrada titulada ¿Estamos preparados los servicios de Urgencias Prehospitalarias para el terrorismo yihadista? del blog con tinta de médico, por J.M Salas, donde reflexiona sobre la necesidad de formación y entrenamiento de los equipos de urgencias prehospitalarias para afrontar un atentado terrorista.

Desde el Congreso de SEMES Alicante 2017, se plantea un nuevo paradigma qué consiste en introducir tácticas y experiencias militares estadounidenses provenientes de la experiencia de combate al escenario civil, con la intención de mejorar la supervivencia en casos de explosivos improvisados y / o de tiradores activos con especial atención al riesgo de la hemorragia externa. 

Basándose en el documento derivado del Consenso de Hartford  en sus tres versiones y el Comité TCCC, (CoTCCC) describen métodos para minimizar la pérdida de vida en estos incidentes e incide en la importancia de las acciones iniciales como un requisito básico para controlar la hemorragia, principal causa de muerte evitable en las víctimas de trauma penetrante.

Parece que el modelo paramédico militar americano se impone, y que la manera de trabajar de los equipos sanitarios tiende a evolucionar a la formación de equipos sanitarios no militares para actuar en un contexto hostil. 

Pero, ¿Todos valemos para afrontar y actuar en este tipo de situaciones con garantía? Mi opinión es NO, para empezar necesitaríamos un entrenamiento y forma física adecuada, entrenamiento conjunto con la policía en diferentes escenarios hostiles, formación de IMV en zona caliente, equipo de protección balística apropiado, comunicación y respuesta coordinada entre los diferentes intervinientes en la escena, considerar también la sobrepresión de actuar ante la sospecha de posibles explosiones donde no existe chaleco que nos proteja ... Lo mismo ocurre si nos enfrentamos a escenarios de NRBQ y situaciones de disturbios. Los sanitarios civiles estamos preparados para atender pacientes en zonas seguras y no deberíamos actuar en el terreno de zonas hostiles sin esta formación, entrenamiento, ni material de protección apropiado.

Emergencias 112.org con la entrada "Intervenciones sanitarias en atentados terroristas" ya planteaba (hace un año) la necesidad de creación de unidades de sanitarios civiles que colaboren con la policía brindando cuidados a las víctimas sobre el terreno, como el SEM catalán con su unidad ORCAS y el SAMUR de Madrid con la unidad DEPAS.

El desafío del terrorismo es creciente y esta claro que los profesionales que trabajamos en las urgencias prehospitalarias jugamos un papel importante y esencial, por ello tenemos que formarnos en un tipo de paciente traumático al que no estamos acostumbrados y trabajar sobre diferentes modelos y enfoques que optimicen la supervivencia y la seguridad adaptando este nuevo paradigma militar a nuestra realidad.

viernes, 18 de agosto de 2017

AURREN ARNASBIDEETAKO BUXADURA

1.   BULARREKO AURRAK: 0-1 urte

BUXADURA PARTZIALA: eztularekin hasiko da, arnasa behartua, arnasa hartzerakoan soinuak egingo ditu.... aurpegiko kolorea aldatuko zaio.

Jokabidea: eztula eraginarazi eta laguntza eskatu, umeak laister nekatzen baitira eta denbora gutzitan konortea galduko du.

ERABATEKO BUXADURA: ezin du arnasarik hartu, ez eztulik egin ezta negarrik egin ere eta laister konortea galduko du.

Erabateko buxadura konortearekin:

          Arnasbidea ireki eta gorputz arrotza ikusten baduzu kenzazu.
          Eskapulen artean, eskuaren orpoarekin 5 zaplada emaiozu.
          Beste besoaren gainean aho gora jarzazu.
          5 konpresio torazikoak egin eta burua toraza baino baxuagoa jarri.
          Ahoa begiratu

Argazkia hemengoa da


Sabeleko konpresioak arriskutsuak dira eta ez dira egiten !!


Erabateko buxadura konorterik gabe: BBB-arekin hasi.

2. HAURREN ARNASBIDEETAKO BUXADURA: 1- 8 urte

BUXADURA PARTZIALA: eztularekin hasiko da, arnasa behartua, arnasa hartzerakoan soinuak egingo ditu.... aurpegiko kolorea aldatuko zaio.

Jokabidea: eztula eraginarazi eta laguntza eskatu, umeak laister nekatzen baitira eta denbora gutzitan konortea galduko du.

ERABATEKO BUXADURA: "EZIN DU ERANTZUN", burua mugi dezake eta eskuak lepora eramaten ditu, ezin du arnasa hartu ezta negarrik egin ere.

A.  Eman 5 zaplada bizkarrean eskapulen artean:

1. Jar zaitez bere aldamenean.
2. Esku bat bere bularrean jarri eta makurtu bere gorputza pixkat aurreratu.
3. Beste eskuarekin 5 zaplada fuerte eman eskapulen artean.
4. Errepara ezazu, traba eragiten duena botatzen duen.


B. 5 zaplada eman ondoren arnas bidea buxatuta jarraitzen badu, hasi sabeleko konpresioarekin. "Heimlich – maniobra"

Argazkia hemengoa da

1.    Bere atzean jar zaitez eta zure besoekin bere sabela bildu.
2.    Bere gorputza aurrera makurtu.
3.    Eskumuturra itxi, eta zilborraren eta xifoides apendizearen artean jar ezazu.

Beste eskuarekin heldu eskumuturra eta 5 kolpe eman bere sabelaren barrura eta gorutza.

Erabateko buxadura konorterik gabe: BBB-arekin hasi.

jueves, 17 de agosto de 2017

¿Es pernicioso para los profesionales sanitarios el ruido de las sirenas de las ambulancias?

Los niveles de exposición y riesgos asociados al ruido ha sido una temática ampliamente estudiada en diversos ambientes laborales, como en la industria o en la educación, sin embargo, son escasos los estudios referidos al entorno de las emergencias sanitarias, donde la exposición a las sirenas de los vehículos de urgencia puede considerarse como una importante fuente de ruido.

Exposiciones prolongadas a ruido por debajo 80 dBA no provocan alteraciones definitivas en el oído humano, aunque no impide que puedan aparecer molestias pasajeras (fatiga auditiva). Cuando la intensidad supera los 90 dBA aparecen lesiones irreversibles, que aumentarán cuanto mayor sea la exposición y la susceptibilidad individual. Por ejemplo, un ruido de 92 dBA puede causar sordera a lo largo del tiempo si la exposición del trabajador excede tres horas diarias.

Un estudio realizado en una ambulancia de emergencias de Bilbao empleó un sonómetro para realizar varias mediciones de nivel de ruido bajo distintas circunstancias para cada uno de los tres sonidos de interfase de la sirena (Wail, Yelp y tono ecológico, con y sin atenuador): frente a la unidad, en la cabina de conducción o célula asistencial y con ventanillas abiertas o bajadas. Entre otros hallazgos (mostrados en la siguiente tabla) es posible destacar que:

  • El uso del atenuador es capaz de reducir una media de 10 dB el ruido producido por cada tono de interfase.
  • Llevar las ventanillas cerradas reduce una media de 9 dB el ruido de las sirenas dentro de la cabina de conducción.



En el estudio también se registraron los valores instantáneos máximos de nivel sonoro (pico) y niveles continuos equivalentes (Leq) durante las asistencias urgentes en una ambulancia de la ciudad de Bilbao, en días laborables a mediodía. Se realizaron registros sonométricos durante el trayecto hasta el lugar de aviso (Estado 3) en la cabina de conducción y durante el traslado al hospital (Estado 6) en la célula asistencial.

Los niveles Leq evaluados durante una asistencia real, desde la activación hasta la llegada al incidente (Estado 3) y durante el traslado al hospital (Estado 6) fueron 78,2 y 76,9 dBA respectivamente, y los Lpico de 82,9 y 82,4 dBC.

En conclusión, los valores de las dosimetrías no excedieron (por poco) los valores críticos estipulados como perniciosos, pero debe incidirse en la adopción de estrategias orientadas a minimizar el ruido y sus efectos durante el transporte sanitario por carretera, como el uso correcto de atenuadores o la adquisición de la costumbre de subir las ventanillas durante los avisos de urgencia.




Bibliografía
Ballesteros S, Lorrio S, Molina I, Áriz M. Contaminación acústica en el transporte sanitario urgente por carretera. An Sist Sanit Navar. 2012;35:367-75.

Autor: Sendoa ballesteros

miércoles, 16 de agosto de 2017

El bicarbonato sódico en PCR prehospitalaria se asocia con una peor tasa de supervivencia

Imagen es de aquí


Kawano, Takanisa et al. Prehospital Sodium Bicarbonate Use Could Worsen Long Term Survival with Favorable Neurological Recovery among Patients with Out-of-Hospital Cardiac Arrest. Resuscitation 2017


Bristith Columbia in Canada (Imagen es de aquí)
Es un estudio observacional prospectivo realizado con pacientes de los cuatro centros metropolitanos de la provincia de British Columbia (BC) en Canadá: Victoria, Vancouver, el Fraser Valle, y Kelowna/Kamloops.

Los datos fueron recopilados desde diciembre del 2005 hasta marzo 2016.

13.865 pacientes fueron incluidos en el estudio, pacientes adultos en PCR no traumática extrahospitalaria y tratados por paramédicos del servicio de ambulancias del British Columbia (BCAS). 

Los "ALS paramedics" proporcionan técnicas avanzadas como intubación, monitorización cardíaca, acceso intraóseo y administración de fármacos intravenosos. Las directrices del BCAS recomiendan la administración de bicarbonato sódico en la parada cardíaca "prolongada" (la duración no se especifica), sospecha de hiperpotasemia o sobredosis de antidepresivos tricíclicos o salicilatos. Las guías hacen hincapié en que la intubación y la ventilación adecuada, la administración de Epinefrina cada 3 minutos durante la reanimación que debe ser establecida antes de la administración del bicarbonato sódico. 

Los datos del estudio fueron recopilados por paramédicos del centro coordinador de la Bristish Columbia ROC, utilizando formularios estandarizados, los recopiladores de los datos desconocían el propósito del estudio.

Mediante un riguroso análisis estadístico (descrito en el estudio) compararon dos grupos, los tratados con bicarbonato sódico y los no tratados.

El resultado primario de interés fue la supervivencia y el secundario el estado neurológico al alta hospitalaria medido por la escala de Rankin modificada.

Conclusiones: la utilización de bicarbonato sódico en pacientes en PCR extrahospitalaria se asoció con una peor tasa de supervivencia y resultados neurológicos al alta hospitalaria. Más información "aquí"

Recordar las indicaciones del Resumen Ejecutivo de las Recomendaciones 2015 del European Resuscitation Council: "No administrar rutinariamente bicarbonato sódico durante la parada cardiaca y RCP ni tras la RCE. Considerar bicarbonato sódico para la hiperpotasemia con riesgo vital, para la parada cardíaca asociada a hiperpotasemia y para la sobredosis por antidepresivos tricíclicos."

martes, 15 de agosto de 2017

¿Puede equivocarse un DESA en su decisión de aplicar un choque eléctrico o no?

Foto es de aquí


Que los Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA) han ayudado a prevenir innumerables muertes prematuras es algo indiscutible.

Los DESA son instrumentos basados en microprocesadores altamente complejos que registran y analizan la señal electrocardiográfica para determinar si ésta es compatible con fibrilación/taquicardia ventricular, indicando en el caso de detectar un arritmia desfibrilable la aplicación de una descarga eléctrica. A pesar de que ofrecen altos niveles de seguridad y eficacia, en ocasiones, se han registrado algunas mal funciones durante su uso.

Históricamente se ha sostenido que la mayor parte de los fallos detectados en estos dispositivos eran debidos a errores en el manejo por parte del operador. Es más, el instituto ECRI de los Estados Unidos de América advirtió en 2011 que los errores en el manejo de los DESA se encontrarían entre los 10 potenciales riesgos tecnológicos sanitarios más relevantes.

Sin embargo, tan sólo existe un estudio publicado que ha evaluado en pacientes reales los errores de los DESA en la adecuación de la recomendación de desfibrilar al ritmo electrocardiográfico presente durante la parada cardíaca.

Ese estudio, desarrollado de forma retrospectiva a partir de una muestra de 201 paradas cardíacas atendidas con DESA en el País Vasco, detectó errores en 6 pacientes atendidos (es decir, en aproximadamente el 12% de los casos). Todos los errores fueron por omisión, es decir, el DESA no indicó la descarga cuando el ritmo era tributario de ser desfibrilado.


Las causas del error no pudieron ser clasificadas en 3 casos.  Sin embargo, los fallos fueron atribuibles al operador en un paciente y al DESA en 2, al parecer por interacciones del marcapasos implantado con el DESA en el contexto de un ritmo desfibrilable.

Ejemplo de error de omisión en el contexto de una fibrilación ventricular con marcapasos implantado funcionante (las flechas marcan las espículas del marcapasos).

Bibliografía: 

  • Ballesteros S. Análisis inadecuados de los desfibriladores externos semiautomáticos durante la parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria. Atención Primaria. 2013;45:193-8. 
  • Ballesteros S, Lorrio S, Rollán J. Errores del desfibrilador semiautomático en el reconocimiento de la fibrilación ventricular. Emergencias. 2013;25:119-22.


Autor: S. Ballesteros Peña. Enfermero de urgencias en H.Basurto y Doctor en Salud Pública. Profesor en la universidad de enfermería de Leioa - País Vasco.

ESKERRIK ASKO SENDOA!!