martes, 14 de noviembre de 2017

ECRAN: video de introducción a los ensayos clínicos

Pequeño vídeo didáctico sobre cómo se desarrolla y lleva a cabo un ensayo clínico, elaborado por la European Communication on Research Awareness (ECRAN).

domingo, 12 de noviembre de 2017

Bomba de jeringa Alaris: programar infusión por dosificación

La bomba acepta jeringas de tres cuerpos BD Plastipak de 5, 10, 20 y 50 mL. Alargadera compatible Carefusion Luer Lock (200 cm). Volumen de purga: 1,4 mL.

En el ejemplo que se expone a continuación se programa una dosificación de 5 mcg/kg/min, utilizando una perfusión con una concentración de 2 mg/20 mL para un paciente de 10 kg de peso.

1. Pulsa la tecla de interrogación para acceder al menú de opciones.


2. Selecciona la opción PROGRAMAR INFUSIÓN y OK para confirmar.



3.       Selecciona SOLO DOSIFICACIÓN y OK para confirmar.



4.      Selecciona con las teclas de ajuste las UNIDADES DE DOSIFICACIÓN  y OK para confirmar. 



5. Introducir CONCENTRACIÓN: primero introduce la CANTIDAD del medicamento que por defecto será en mg, podemos cambiar las unidades utilizando la tecla de UNIDADES y OK para confirmar. 
(En el ejemplo se selecciona CONC. CANTIDAD 2 mg) 


6.    Seleccionamos el VOLUMEN TOTAL y OK para confirmar.
(Ejemplo concentración de 2 mg/20 mL)


7.  Ajustar el PESO del paciente y OK para confirmar.
(Ejemplo 10 kg)


8.     CONFIRMAR SELECCIÓN y OK para confirmar.
Paciente peso: 10 kg   (2 mg/20 mL)


9.      Introducir DOSIFICACIÓN y OK para confirmar.
(Ejemplo 5 mcg/kg/min)


EN ESPERA ya la tenemos preparada para iniciar la infusión
10.      INICIAR INFUSIÓN



 Para terminar un poco de música

jueves, 2 de noviembre de 2017

¿Cómo podemos administrar Enoxaparina IV?

Dentro del Procedimiento de Fibrinolisis del Protocolo SCACEST Red Bihotzez Osakidetza, tenemos que administrar anticoagulación Enoxaparina (Clexane) IV.  

Imagen es de aquí

Como sabéis, la presentación es una jeringa precargada con aguja insertada. 

Nuestros equipos de suero no disponen de puerto en Y, con los nuevos obturadores/tapones azules nos planteamos si era posible administrarlo por vía IV.




Primero probamos con una aguja subcutánea y con una jeringa de 5 mL cargada de SSF y comprobamos que no funcionaba,  tras insertar la aguja no era posible administrar el contenido de la jeringa. El siguiente paso era comprobarlo con la propia jeringa y aguja de la Enoxaparina.

Angel Marin enfermero del helicóptero nos ha sacado de dudas...


Para que podamos verlo mejor ha sustituido el contenido de una jeringa precargada caducada por vinagre de Módena.

Acoplado el obturador a una llave de tres vías con alargadera ...


Tras lavar con SSF se puede comprobar que funciona, peeero tal y como puede apreciarse en la imagen una pequeña cantidad se queda en el tapón, desconocemos exactamente cuanto, tenerlo en cuenta. 

Eskerrik asko Angel !!


lunes, 30 de octubre de 2017

¿Qué son las revisiones sistemáticas?


Este vídeo recoge la importancia de las revisiones sistemáticas y cómo se realizan. Incluye la explicación de cómo se comparan los efectos de las intervenciones para proporcionar pruebas sólidas.
Preparado por el Grupo Cochrane de Consumidores y Comunicación, La Trobe University y apoyado por Cochrane Australia. Escrito por Jack Nunn y Sophie Hill. cccrg.cochrane.org.
Animación de Shakira Moss, Doodler Animation - doodler.com.au
Traducido al español por Andrea Cervera y grabado y editado por Salomé Planas, del Centro Cochrane Iberoamericano.

Publicado el 4 sept. 2017


miércoles, 25 de octubre de 2017

Fractura de Pelvis. IIª Parte

MANEJO PREHOSPITALARIO

“Las lesiones de pelvis se asocian con una hemorragia significativa, lesiones internas concomitantes y una alta mortalidad. El objetivo principal es reconocer las posibles lesiones basadas en el mecanismo lesional y en la evaluación física.”

1. Valoración de la escena - determinar el mecanismo lesional:
  • Alta energía: precipitación, atropello, colisión de vehículos. Posición en la que se encuentra el paciente en la escena.
  • Baja energía: los pacientes ancianos o los atletas jóvenes pueden presentar fractura de pelvis después de un traumatismo relativamente menor, incluyendo caídas al mismo nivel o lesiones deportivas. Los pacientes ancianos pueden tener una hemorragia potencialmente mortal de las fracturas pélvicas sufridas en las caídas de baja energía.
2. Evaluación del trauma:
Se necesita un enfoque claro, sencillo y organizado en el manejo de un paciente con lesiones graves. La evaluación primaria promulgada en Advanced Trauma Life Support (ATLS) ofrece un enfoque de este tipo [6]. Al igual que con todos los pacientes con trauma se da prioridad a la estabilización de la vía aérea, la respiración y la circulación para “minimizar el tiempo” en el lugar del siniestro.

La exploración física debe incluir:
  • Búsqueda de hemorragia externa
  • Hematomas, laceraciones o deformidad de la pelvis.
  • Signo de Destot: hematomas por encima del ligamento inguinal o en el área escrotal – perineal.
  • El sangrado rectal y vaginal sugiere una fractura pélvica abierta.
  • Sangre en el meato uretral, sugiere una lesión uretral concurrente.
  • El entumecimiento perineal, es indicativo de lesión neurólogica al plexo lumbosacro.
  • Posición de las extremidades inferiores.

"Los pacientes que se quejan de dolor pélvico se supone que tienen una fractura de pelvis, hasta que se demuestre lo contrario." 

3. Estabilización de la fractura:
La pelvis debe ser "envuelta", ya sea con una sábana o con un dispositivo pélvico comercial.  "Envolver" la pelvis reduce el volumen de la pelvis (creando un efecto de taponamiento), estabiliza fragmentos de la fractura (reduciendo la hemorragia de los sitios de fractura), y mejora la comodidad del paciente [7,8 ].  Incluso fracturas sin un componente de "libro abierto" pueden ser envueltas, siendo el objetivo principal la estabilización de la fractura.

El método más simple para reducir el volumen de la pelvis es inmovilizar las piernas juntas en rotación interna [9]. Alternativamente, se utiliza una sábana envuelta circunferencialmente alrededor de los trocánteres mayores.

Los dispositivos pélvicos comerciales también pueden ser utilizados. Hasta la fecha, ningún ensayo clínico ha demostrado que los dispositivos comerciales pueden ser clínicamente superiores a la sábana envuelta. [UptoDate]


No colocar sobre las crestas ilíacas,
sino más bien sobre los trocánteres mayores. 
Se debe tener cuidado de no sobre-reducir la fractura, especialmente con lesiones por compresión laterales. La reducción excesiva puede crear o aumentar una deformidad rotación interna. Tres dispositivos, el Pelvic Sling SAM, TPOD, y el dispositivo pélvico circunferencial de compresión (PCCD), limitan la cantidad de fuerza que puede ser aplicada, reduciendo la posibilidad de la rotación interna incluso en lesiones por compresión laterales [10,11]. 




Fuentes de información consultadas:

DynaMed Plus [Internet]. Ipswich (MA): EBSCO Information Services. 1995 - . Record No. 914922, Pelvic fracture - emergency management; [updated 2017 Sep 06, cited october 2017]; [about 3 screens]. Available from http://www.dynamed.com/login.aspx?direct=true&site=DynaMed&id=914922. Registration and login required.

Fiechtl, MD. Pelvic trauma: Initial evaluation and management

Bibliografía:

6. American College of Surgeons Committee on Trauma. Advanced Trauma Life Support (ATLS) Student Course Manual, 9th ed, American College of Surgeons, Chicago 2012

lunes, 23 de octubre de 2017

Fractura de pelvis. Iª Parte

La fractura pélvica puede ser desde leve hasta potencialmente mortal. 
La Incidencia en Estados Unidos es de 37 casos / 100.000 personas año.

Etiología:


  • Mecanismo lesional de alta energía (más frecuente).
  • Mecanismo lesional de baja energía.

Los mecanismos lesionales de alta energía más comunes para la fractura de pelvis incluyen: colisiones de vehículos de motor, accidentes de motocicleta, atropello de peatones.
Los traumatismos de alta energía aumentan la probabilidad de lesiones concomitantes, donde es probable que estén afectadas las vísceras abdominales y pélvicas.

"Un estudio observacional de 1851 pacientes de accidentes de vehículo de motor, de los cuales 511 tenían fracturas pélvicas, encontró una mayor incidencia de las fracturas pélvicas por impactos laterales e informó de que el uso de cinturones de seguridad se asoció con menos fracturas pélvicas." [1]

Mecanismo lesional de baja energía suelen producirse en pacientes frágiles y ancianos tras una caída. También se puede ocasionar una fractura por avulsión en atletas adolescentes, cuando una repentina contracción muscular puede poner la tensión en un sitio de inserción del tendón.

Lesiones asociadas -  las lesiones de la pelvis por traumatismo de alta energía con frecuencia causan lesiones internas:
  • Hemorragia: es la lesión más preocupante que puede producirse, puede tratarse de una hemorragia potencialmente mortal. En el 80-90% de los casos se trata de una hemorragia venosa [2]. Una hemorragia significativa puede acompañar a cualquier tipo de fractura.[3,4]
  • Intraabdominal: tal lesión se produce en un 16,5 % de los pacientes con trauma pélvico. Los órganos viscerales (por ejemplo hígado, bazo) y el intestino pueden estar afectados.
  • Vejiga y uretra - La vejiga se lesionó en aproximadamente el 3,4% y la uretra en 1% de los casos de trauma de la pelvis [ 5 ].
  • Neurológico - Déficits en los nervios asociados con las interrupciones del anillo pélvico se producen en el 10 - 15 % de los casos de trauma de la pelvis, con tasas más altas (hasta 50 %) en la zona del sacro. Los sitios más comunes incluyen las raíces nerviosas L5 y S1 y nervios periféricos aislados [ 6 ].
  • Ruptura aorta torácica - La disección de la aorta torácica se produce en un 1,4 % de los pacientes con trauma cerrado con una fractura de la pelvis, en comparación con 0,3 por ciento de todos los pacientes con traumatismo contuso [ 7 ].

Los tipos de fractura pélvicas incluyen: anillo pélvico, fracturas acetabulares, fracturas de sacro y fracturas por avulsión. La hemorragia significativa puede acompañar a cualquier tipo de fractura.

La clasificación de Young Burgess caracteriza las fracturas del anillo pélvico por mecanismo de lesión:
  • Compresión antero – posterior
  • Compresión lateral
  • Cizalladura vertical
  • Mecanismo combinado

La fractura de libro abierto es un término común para para describir las interrupciones del anillo pélvico. Esta fractura abarca una lesión anterior y una fractura pélvica posterior o lesión de los ligamentos. 
La compresión lateral, la compresión antero – posterior y lesiones cortantes verticales pueden producir la fractura del libro abierto. Cuando el anillo anterior de la pelvis se ensancha más de 2,5 cm, la pelvis posterior es frecuentemente lesionada aumentando el riesgo de hemorragia.

Imagen es de aquí
Bibliografía:
  1. Stein DM, O'Connor JV, Kufera JA, et al. Risk factors associated with pelvic fractures sustained in motor vehicle collisions involving newer vehicles. J Trauma 2006; 61:21.
  2. Gänsslen A, Giannoudis P, Pape HC. Hemorrhage in pelvic fracture: who needs angiography? Curr Opin Crit Care 2003; 9:515.
  3. Magnussen RA, Tressler MA, Obremskey WT, Kregor PJ. Predicting blood loss in isolated pelvic and acetabular high-energy trauma. J Orthop Trauma 2007; 21:603.
  4. Elzik ME, Dirschl DR, Dahners LE. Hemorrhage in pelvic fractures does not correlate with fracture length. J Trauma 2008; 65:436.
  5. Bjurlin MA, Fantus RJ, Mellett MM, Goble SM. Genitourinary injuries in pelvic fracture morbidity and mortality using the National Trauma Data Bank. J Trauma 2009; 67:1033.
  6. Schmal H, Hauschild O, Culemann U, et al. Identification of risk factors for neurological deficits in patients with pelvic fractures. Orthopedics 2010; 33.
  7. Demetriades D, Karaiskakis M, Toutouzas K, et al. Pelvic fractures: epidemiology and predictors of associated abdominal injuries and outcomes. J Am Coll Surg 2002; 195:1.
  8. Kocher MS, trastornos atleta cadera Tucker R. pediátricos. Clin Sports Med. 2006 Apr; 25 (2): 241-53

martes, 17 de octubre de 2017

¿Ventilador o respirador?

Halminton T1
El proceso de respiratorio se compone de dos conceptos distintos, respiración y ventilación.

La ventilación se refiere al movimiento de aire que entra y sale de los pulmones. Está compuesta por el volumen de gas en espacio muerto, es decir el aire que llena las vías respiratorias y que no toma parte en el intercambio de gases, y la ventilación alveolar, esto es el aire que llena los alvéolos y está disponible para el intercambio de gases. La ventilación alveolar correcta es necesaria para mantener normales los gases en sangre arterial.

La ventilación exige un funcionamiento adecuado de los pulmones y de las vías respiratorias, del tórax, de los músculos de la ventilación y el control del sistema nervioso. Una disminución del funcionamiento de cualquiera de estos factores afectará a la capacidad del cuerpo para lograr una ventilación correcta. 

La respiración es el intercambio  de oxígeno y de dióxido de carbono a través de una membrana semipermeable.

A los ventiladores mecánicos a veces se les denomina "respiradores". Éste es un nombre erróneo. Aunque la tecnología se ha sofisticado mucho, las máquinas sólo hacen que los gases entren y salgan de los pulmones, utilizando una presión negativa o positiva. 

Aun cuando ciertas situaciones en que se utiliza un ventilador ayudan a mantener los alvéolos abiertos para facilitar la respiración, las máquinas no tienen la capacidad de difundir los gases. La respiración, entonces, sigue dependiendo del correcto funcionamiento de los pulmones y de los capilares.

En resumen, la ventilación mecánica es un medio mecánico por el cual el paciente recibe un apoyo en la ventilación para mantener una ventilación alveolar adecuada. Los ventiladores mecánicos no pueden producir la difusión de gases en los pulmones. Más bien facilitan el proceso de ventilación. La mejora del estado de la ventilación aumentará la capacidad de los gases para difundirse a través de la membrana alvéolo - capilar.


Bibliografía:
Stinson,P. Dorman,K. Enfermería clínica avanzada. Síntesis. Madrid.1996

lunes, 16 de octubre de 2017

BIZITZA BAT SALBATZEA ZURE ESKUETAN DAGO


Hurrengo irudietan sakatzen baduzu handitu eta deskargatu dezakezu triptikoak:




Ospitaletik kanpo bihotz geldialdi baten aurrean laguntzeko gailu mugikorretarako aplikazioa prestatu dute Osakidetzako Emergentziak, Eusko jaurlaritzako Osasun Sailak eta Osakidetzako informatikoak. Aplikazio horri esker, jende gehiagok ezagutu ahal izango du halako kasuetan zer egin behar den; eta horri esker, bihotz - geldiaren aurrean hobeto erantzutea eta desfibriladoreak hobeto erabiltzea dira bultzatzaileen helburuak.
Tresna honekin, edonork mugikorrean edo tabletan oso informazio baliagarria eduki ahal izango du osasun zentro batetik kanpo bihotz - biriketako geldialdia jasaten duen pertsona bati berehalako arreta eskaintzeko.

Informazio hori lau ataletan banatua eskaintzen da: prestakuntza eta ezagutzen testa; hurbilen dagoen desfibriladorea aurkitzea (geolokalizazioa); ospitaletik kanpoko bihotz - biriketako geldialdi bat igartzea eta antzematea; eta BBB (bihotz-biriketako bizkortzea) egiteko laguntza - Konpresioen maiztasunean laguntzeko soinudun metronomoa darama.



domingo, 15 de octubre de 2017

Naloxona spray nasal indicación aprobada por la AEMPS

Foto es de aquí
El Boletín Mensual de la  Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ( AEMPS) sobre medicamentos de uso humano del mes de septiembre 2017  se reseñan los medicamentos ya evaluados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (en adelante AEMPS), considerados de mayor interés para el profesional sanitario. Se trata de opiniones técnicas positivas de la AEMPS que son previas a la autorización y puesta en el mercado del medicamento, lo que sucederá dentro de algunos meses.
Una vez los medicamentos se hayan autorizado, toda la información de cada uno de ellos (desde la ficha técnica y prospecto, hasta sus condiciones de prescripción, uso y disponibilidad real en el mercado) se podrá consultar en la web de la AEMPS, dentro de la sección CIMA: Centro de Información Online de Medicamentos de la AEMPS

sábado, 14 de octubre de 2017

¿Interfiere el esmalte de uñas en la lectura de los pulsioxímetros?


Imagen es de aquí
Los pulsioxímetros son dispositivos ópticos que permiten conocer la saturación de oxígeno de la hemoglobina en la sangre.
Actualmente,  gracias al carácter no invasivo, a la alta fiabilidad y a la disponibilidad de los pulsioxímetros, la saturación de oxígeno constituye, junto a otros signos vitales, un parámetro esencial en la evaluación clínica del paciente.
Puesto que las sondas del pulsioxímetro se colocan con mayor frecuencia sobre las uñas de los dedos, tradicionalmente se ha sostenido que el esmalte de uñas puede absorber la luz emitida por los aparatos e interferir en la detección y medida de la hemoglobina oxigenada. Por ello, durante el examen clínico del paciente, el esmalte de uñas se elimina de forma rutinaria para la valoración de la saturación de oxígeno.
Sin embargo, el proceso, en apariencia sencillo, de  eliminación del esmalte de uñas previo a la determinación de la saturación de oxígeno puede generar algunos problemas, especialmente en situaciones de emergencia indemorable, ante la negativa del paciente o cuando no hay disponibilidad de quitaesmalte (especialmente cuando son lacas de uñas permanentes o de gel). Entonces puede surgirnos una interesante pregunta: ¿podríamos emplear los pulsioxímetros sobre uñas esmaltadas? ¿Sería válida la lectura de los resultados bajo esas circunstancias?

Una revisión sistemática de la literatura tuvo como objetivo recopilar todos los ensayos realizados para resolver esta pregunta.  La revisión se realizó sobre 12 publicaciones, todas ellas basadas en ensayos clínicos no aleatorizados, con tamaños muestrales comprendidos entre 5 y 80 participantes.
La metodología de los experimentos realizados se fundamentó en el examen de las diferencias en los valores de saturación obtenidos mediante pulsioximetría antes y después de pintar las uñas de varios dedos con distintos colores de esmalte o bien comparando las mediciones captadas en los dedos con las uñas pintadas y uñas sin pintar a modo de control en voluntarios sanos o con hipoxemia leve o pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
Excepto en dos estudios, el esmalte de uñas produjo una reducción estadísticamente significativa de la saturación en al menos un color. Sin embargo, y salvo en casos puntuales, las diferencias detectadas fueron siempre inferiores al 2%, es decir, dentro de los márgenes de error estándar de los pulsioxímetros empleados y sin relevancia para la práctica clínica.
Si bien se observó una tendencia generalizada de los colores más oscuros a distorsionar el valor de la saturación, no se obtuvieron diferencias significativas entre los colores de cosmético ni en función de las capas de esmalte aplicadas.
Por otro lado, se apreciaron algunas diferencias en las lecturas según el modelo de pulsioxímetro empleado: los aparatos más sencillos o más antiguos presentaron con mayor frecuencia diferencias significativas entre las mediciones realizadas sobre uñas con y sin esmalte. No obstante, esas distorsiones fueron siempre inferiores al 2%.
La pregunta que puede surgir tras estos resultados clínicos tan contraintuitivos es si estos hallazgos son explicables desde el punto de vista físico.
Pues bien, haciendo una síntesis sobre el funcionamiento de los pulsioxímetros nos encontramos con que un dispositivo genérico dispone de dos tipos de emisores LED, uno rojo y otro infrarrojo, y de uno o varios sensores

El principio de funcionamiento del pulsioxímetro radica en las diferencias en la absorción de la luz de la oxihemoglobina y la desoxihemoglobina en distintas longitudes de onda. Para establecer una correlación entre los niveles de absorción y la saturación se analiza el ratio de absorción de la señal en las dos longitudes de onda.
Con el objeto de solamente medir la absorción de luz relativa a la sangre arterial, el pulsioxímetro analiza la señal del flujo pulsátil, que es lo que denominamos Componente Alterna (AC) y supone únicamente el 5% de la intensidad de la señal. De esta manera, es posible eliminar el artefactado de los Componentes Continuos (DC) no pulsátiles, como la sangre venosa, los tejidos o el esmalte de uñas (Figura 2).




Sin embargo, es preciso tener en cuenta que el coeficiente de absorción del esmalte de uñas, sobre todo en colores oscuros (más opacos a la luz del led), puede disminuir la intensidad de la señal y afectar al rendimiento del pulsioxímetro. Este hecho, unido a que la Componente Alterna ya representa en condiciones normales solamente un 5% de la señal, podría inutilizar el aparato (especialmente si no es de alta calidad).
Cabría concluir que existe cierta variabilidad de los efectos del esmalte de uñas en la lectura de la saturación en función del modelo de pulsioxímetro y de las características propias del cosmético utilizado. Con respecto a este aspecto es preciso tener claro que los pulsioxímetros de uso clínico deben cumplir una serie de normativas europeas de calidad para poder emplear sus resultados como criterios diagnósticos, como la Directiva Europea relativa a los productos sanitarios 93/42/CE y la norma UNE-EN ISO 80601-2-61:2011 (requisitos particulares para la seguridad básica y características de funcionamiento esenciales de pulsioxímetros para uso médico), condiciones que no cumplen la mayoría de los dispositivos de bajo coste de fabricación china, cada vez más populares en el ámbito sanitario.
Finalmente, a pesar de que el esmalte de uñas puede producir una sutil alteración de los valores de saturación de oxígeno, estas variaciones no resultan clínicamente relevantes y se presentan dentro del rango de error estándar de precisión de los pulsioxímetros actuales homologados para uso clínico.

Autor: Sendoa Ballesteros

Bibliografía

Ballesteros Peña S, Fernández Aedo I, Picón A, Lorrio Palomino S. Influence of nail polish on pulse oximeter readings of oxygen saturation: a systematic review. Emergencias. 2015;27(5):325-31.

viernes, 13 de octubre de 2017

Manual ATACC (Anaesthesia Trauma and Critical Care) gratuito

Imagen es de aquí
Anaesthesia, Trauma and Critical Care Course Manual 2014

Published by The ATACC Group


Eighth Edition, 2014


PDF Version


Manual completo (gratuito en inglés) "aquí"





https://www.ataccgroup.com/

Foto es de aquí
Escenario entrenamiento ATACC 


miércoles, 11 de octubre de 2017

Ropas y equipo para el personal de asistencia sanitaria para prevenir el Ébola y otras enfermedades altamente infecciosas


Es una Revisión Sistemática de la Cochrane publicada el 19 de abril del 2016:

El personal de asistencia sanitaria tiene un riesgo mucho mayor de infecciones como la enfermedad por el Virus del Ébola o el SARS que los pacientes en general. Una manera de prevenir la infección es utilizar un equipo de protección personal como ropa, guantes, máscaras y anteojos para prevenir la contaminación del trabajador. No está claro qué tipo de equipo protege mejor y cómo se puede retirar mejor después de su uso. También está poco claro cuál es la mejor manera de entrenar a los trabajadores para cumplir con las guías para este equipo.

Se necesitan estudios que utilicen la posibilidad de asignar a los trabajadores a diferentes tipos de adiestramiento para determinar qué adiestramiento funciona mejor. El personal de asistencia sanitaria expuesto a enfermedades altamente infecciosas debe tener su equipo de protección registrado y ser seguido con respecto al riesgo de infección. Se insta a la OMS y a las ONG a que organicen más estudios.


Salomé Karwah enfermera que fue nombrada Persona del año por la revista Time en 2014 por sus esfuerzos para combatir la epidemia del Ébola en África occidental en Liberia. En febrero de 2017 murió por complicaciones en el nacimiento de su hijo, según cuenta su marido por posibles creencias equivocadas y extendidas incluso entre el personal médico de que los supervivientes del ébola todavía pueden transmitir el virus . Salomé murió a la edad de 28 años.

viernes, 8 de septiembre de 2017

¿Es la cinta de Broselow un buen sistema para estimar el peso en niños?

Foto es de aquí
La cinta de emergencias pediátricas Broselow es una cinta codificada a colores muy usada en todo el mundo y útil en emergencias pediátricas. Mediante esta cinta es posible, entre otras cosas, estimar el peso del niño en base a su talla para poder calcular de forma rápida las dosis de los medicamentos de administración urgente. La cinta de Broselow  ha sido especialmente útil en emergencias prehospitalarias, donde no existe posibilidad de medir el peso exacto del niño ante la inexistencia de una balanza. Pero… ¿hasta qué punto es fiable la estimación de peso realizada mediante la cinta de Broselow?

Recientemente ha sido publicado un trabajo realizado en un hospital de Suiza [1], en el que se compararon los pesos reales y estimados mediante la cinta de Broselow de 3307 niños a los que se les aplicó anestesia general. La estimación mediante la cinta de Broselow ofreció una discrepancia inferior al 10% con respecto al peso real en sólo el 54% de los niños.

En otra reciente publicación [2] se muestran los resultados de un estudio realizado en un hospital de Nueva York, donde se analizaron los datos antropométricos de 538 niños con edad igual o superior a 8 años. Al comprar el peso real con las estimaciones proporcionadas tras aplicar la escala de Broselow se detectaron discrepancias en el 42% de los niños, el 29,4% por infraestimación y el 12,6% por sobreestimación del peso.

La cinta de Broselow, al igual que otros sistemas basados en la talla del niño, ofrece estimaciones de peso ideales, que pueden ser muy aproximadas cuando la complexión física del niño corresponde a una complexión normal. Pero cuando están presentes factores que afectan a los parámetros antropométricos normales, como la obesidad o la desnutrición, los errores de estimación se acrecentan.

Además, es necesario tener en cuenta que la validación de estas herramientas de estimación debe realizarse en el medio en el que se vayan a utilizar, pues las medidas antropométricas de las personas pueden verse influenciadas por factores geográficos, sociales o culturales.

Por tanto, antes de utilizar una cinta de Broselow es necesario tener en cuenta que la estimación resultante se va a acercar más al peso ideal que al peso real del niño, y que pueden existir, en algunos casos, diferencias relevantes entre el peso real y el estimado.

Actualmente se están desarrollando otros sistemas de estimación de peso fundamentados en otros parámetros físicos que apuntan a ser más válidos que la popular cinta de Broselow.

Bibliografía


1. Both CP, Schmitz A, Buehler PK, Weiss M, Schmidt AR. How Accurate Are Pediatric Emergency Tapes? A Comparison of 4 Emergency Tapes With Different Length-Based Weight Categorization. Pediatr Emerg Care. 2017 [en prensa]

2. Waseem M, Chen J, Leber M, Giambrone AE, Gerber LM. A Reexamination of the Accuracy of the Broselow Tape as an Instrument for Weight Estimation. Pediatr Emerg Care. 2017 [en prensa]

Autor: Sendoa Ballesteros

jueves, 7 de septiembre de 2017

2017 Directrices Noruegas para el manejo prehospitalario de pacientes con trauma y sospecha de lesión espinal



Revista Escandinava de Trauma, Resucitación y Medicina de Emergencia201725 : 2 https://doi.org/10.1186/s13049-016-0345-x

Publicada: 5 de enero 2017  Lectura completa de la guía "aquí"


Durante décadas, la estrategia dominante ha sido asumir la presencia de lesión espinal inestable en todos los pacientes con un mecanismo de lesión relevante o hallazgos clínicos y luego estabilizarse usando una combinación de collarín cervical rígido, bloqueos de cabeza y tabla rígida. Este manejo tradicional cada vez está mas cuestionado y existe una preocupación por el sobre-triaje, costo y los posibles efectos nocivos derivados de la inmovilización.

Con el fin de abordar estas preocupaciones desde una perspectiva nacional, el Servicio de Competencia Nacional Noruego de Traumatología (NKT-T), en colaboración con el Centro Noruego de Conocimiento de los Servicios de Salud (NOKC) encargó a una facultad multidisciplinaria proporcionar una guía nacional diseñada para facilitar el manejo prehospitalario de víctimas traumáticas adultas con  sospecha de lesión espinal potencial.

Método

La facultad multidisciplinaria incluyó a miembros de salud noruego que representan las especialidades médicas de neurocirugía , cirugía traumatológica, atención prehospitalaria, anestesiología y EMS, todos con conocimientos especializados del manejo del trauma. Además, un metodólogo dirigió el trabajo de evidencia sistemática, incluyendo la evaluación de las pruebas y la síntesis. Se siguieron los estándares para el desarrollo de guías de práctica clínica utilizando la herramienta Evaluación de Directrices para Investigación y Evaluación (AGREE).

Las preguntas clínicas claves fueron creadas de acuerdo con el formato PICO (Población, Intervención, Comparación, Resultado) (Tabla  1 ). En marzo de 2015, se realizó una búsqueda sistemática de literatura de estudios primarios en las bases de datos Medline, Embase, The Cochrane Library y Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL). Los términos de búsqueda Medical Subject Headings (MeSH) se enumeran en el archivo adicional 1 que está disponible como material complementario. La búsqueda se limitó a estudios en humanos publicados en inglés.

Dos revisores revisaron de forma independiente los títulos y resúmenes de todos los registros identificados en las búsquedas de inclusión. Cualquier discrepancia se resolvió mediante discusión y consenso. Los registros de texto completo se evaluaron críticamente utilizando la lista de verificación PRISMA para revisiones sistemáticas, la lista de verificación de CASP para estudios observacionales y la herramienta AGREE para las directrices. La calidad de la evidencia y la fuerza de las recomendaciones se describieron utilizando la herramienta GRADE. 

La fuerza de las recomendaciones se clasificó como fuerte o condicional. Una fuerte recomendación indica que los beneficios de una intervención superan con creces los daños (o viceversa). Una recomendación condicional denota incertidumbre sobre el balance de beneficios y daños. Por último, la facultad optó por utilizar el término «buena práctica clínica» en los casos en que una recomendación se consideraba obviamente racional, pero donde la literatura era demasiado heterogénea para el metanálisis.

En total, se identificaron 63 estudios originales y 6 revisiones sistemáticas que generaron y apoyaron 10 recomendaciones. Las recomendaciones, la calidad de la evidencia así como la fuerza de la recomendación se resumen en la Tabla  2 .

Recomendaciones:

Recomendación 1: Las víctimas con lesiones espinales potenciales deben tener estabilización espinal.
Recomendación 2: se debe observar una estrategia mínima de manejo.
Recomendación 3: La estabilización espinal nunca debe retrasar o excluir la intervención de salvamento en la víctima de trauma críticamente herido (Figura 1).

Diagrama de flujo que describe la estabilización espinal pre-hospitalaria en pacientes con sospecha de lesión medular


Recomendación 4: Las víctimas de lesiones penetrantes aisladas no deben ser inmovilizadas.
Recomendación 5: Se deben implementar herramientas de triaje basadas en hallazgos clínicos.
Las herramientas que hacen hincapié en el mecanismo de lesión tienen como resultado un sobre-triage sin precisión.  Se recomienda aplicar los criterios NEXUS para el triaje en el entorno prehospitalario.
Recomendación 6: La estabilización cervical puede lograrse mediante la alineación manual, los inmovilizadores de cabeza, un collar cervical rígido o combinaciones de los mismos.
Ningún estudio de alta calidad ha identificado la verdadera eficacia del collarin rígido. La evidencia existente es difícil de comparar debido a las variaciones en la metodología y tipos de collares probados. El collarin cervical no debe ser aplicado rutinariamente.
Recomendación 7: La transferencia del suelo o entre sistemas de camillas se debe lograr utilizando una camilla de cuchara.Trabajando de acuerdo con una estrategia de manejo mínimo, los clínicos deben tener cuidado de minimizar el movimiento espinal. La técnica del long rolling es un procedimiento potencialmente peligroso, ya que puede causar dislocación de la fractura, dolor, angustia o trastorno del coágulo en pacientes con fracturas de la pelvis u otras lesiones. El log-rolling genera más movimiento que las técnicas alternativas fácilmente disponibles, tales como de elevación  o  la camilla cuchara.
Recomendación 8: Los pacientes con sospecha de lesiones medulares deben ser transportados en posición supina en un colchón de vacío sujeto con cinchas en la camilla de la ambulancia.
Recomendación 9: El tablero espinal de superficie dura sólo puede utilizarse para transportes de corta duración.
Recomendación 10: En algunas circunstancias, los pacientes deben ser invitados a la auto-extricación de los vehículos.
Si un paciente está consciente, no esta bajo la influencia de drogas, no tiene dolor de espalda ni de cuello, está alerta y no está físicamente atrapado, el paciente puede ser invitado a autoextricarse para ​​luego ser colocado en una camilla de la ambulancia y ser examinado más a fondo. 

Resumen

Esta guía basada en el consenso y la mejor evidencia disponible, no encontró ninguna razón para abandonar la directriz actual de inmovilización de la columna vertebral en pacientes con sospecha de lesión espinal. Sin embargo, recomienda la implementación de herramientas de triage pre-hospitalario, así como mantener un enfoque selectivo para el uso de los diversos dispositivos de estabilización.